es en de

Cuidar tus plantas en verano

September 9, 2013

orquidea-200x225-03Los parques botánicos de Aspro-Ocio, Jungle Park y Palmitos Park, te ayudan a cuidar tus plantas en verano.

La luz y el agua en su justa medida son los dos elementos principales que los expertos botánicos de Jungle Park y Palmitos Park recomiendan tener en cuenta para conseguir que nuestras plantas luzcan sanas incluso en la época de más calor.

Las altas temperaturas, unidas a la ausencia por las vacaciones pueden hacer que las plantas que cuidamos durante el invierno acaben estropeadas en los meses de julio y agosto. Por eso los expertos de los parques zoológicos y botánicos Palmitos Park y Jungle Park, que cuidan de miles de especies espectaculares, han elaborado un decálogo especialmente pensado para garantizar la salud de la flora casera.

Para el botánico del parque Palmitos Park, “el cuidado de las plantas en verano debe ser más medido que el resto del año, ya que es cuando éstas sufren más por las temperaturas y por nuestra ausencia en vacaciones, pero los cambios pueden ser positivos”.

De cara al verano, por tanto, es necesario tener presente una serie de criterios que garantizarán una vida más duradera de las plantas, recomendaciones que también siguen los expertos de Aspro-Ocio en sus instalaciones.

Ración de luz. Cada tipo de planta requiere de unos cuidados específicos, por ese motivo es necesario tener presente el tipo de clima del que procede cada especie. A partir de ahí sabremos la localización más acorde con sus características, siempre teniendo en cuenta que el sol es fundamental para que consigan un crecimiento satisfactorio, pero debe evitarse siempre una exposición directa.

Riego controlado. No todas las macetas necesitan la misma cantidad de agua, sin embargo, como regla general lo más recomendable es evitar el riego a las horas centrales del día. Según explica Olivier Desanglois, el experto botánico de Jungle Park, “las horas más propicias para regar nuestras plantas son la mañana o la noche, ya que al ser las más frescas, la evaporación de agua es menor”.

Alimentación. No solo de agua vive la flora casera, por ese motivo es necesario aplicar abonos o fertilizantes que les aporten los minerales necesarios para su mejor desarrollo. El compost natural es el más adecuado, hierba cortada u hojas muertas son algunos de los elementos que más beneficios aportarán.

Poda. Aunque se considere que existen épocas específicas para esta tarea, lo cierto es que la eliminación de malas hierbas u hojas secas debe ser permanente, para evitar plagas o enfermedades en la planta.

Limpieza. Es recomendable limpiar las hojas para evitar la acumulación de polvo y otras sustancias que puedan perjudicar el crecimiento de la planta. Pulverizarlas con agua jabonosa, y después con agua sola para un mejor aclarado ayudará a mantener su aspecto sano.

Cuidado con la textura. Aquellas plantas cuyos tallos y hojas tienen una textura aterciopelada o con pelitos, deben evitar en todo momento permanecer húmedas, ya que son más propensas a la aparición de plagas.

Tras el estirón. En primavera es cuando las plantas son más fértiles, y por tanto llevan a cabo la mayor parte de su desarrollo. Por este motivo es recomendable trasplantarlas en esta época a una maceta más grande, ya que de cara al verano requerirán unos riegos menos frecuentes.

En el interior. Si tiene plantas de interior, en verano los cuidados deberán mantenerse de manera similar al resto del año, intentando que éstas se sitúen en lugares luminosos pero no excesivamente calurosos. Además, este truco permite que aquellas que de manera habitual necesitan un riego constante, disminuyan durante esta época su requerimiento de agua.

En vacaciones. Cuando se sale unos días es necesario dejar preparadas las plantas para evitar encontrarlas secas a la vuelta, por ese motivo situarlas en lugares frescos, pero bien iluminados es una de las actividades más necesarias. Además, dejar sus platos con agua abundante ayudará a que poco a poco la absorban, consiguiendo una buena hidratación.

Vivero improvisado. Como curiosidad y de cara a una estancia más larga fuera de casa, un remedio que recomiendan desde Palmito Park es colocar las macetas dentro de la bañera, siempre que el baño cuente con luz natural, con una cierta cantidad de agua, y colocar encima de estas un plástico con algunos agujeros para que el agua no se evapore. Se conseguirá así mantener unas condiciones similares a las de un invernadero.

Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. | OK Política de cookies | Más información